La dieta BARF es una alternativa a la nutrición convencional que te puedes plantear para tus perros. Una alternativa a la tradicional a base de piensos, que, si bien resulta bastante cómoda, puede ser mejorada por las aportaciones que te vamos a comentar.

¿En qué consiste esta comida sana para mascotas?

Lo primero que te podemos contar para que entiendas en qué se basa esta dieta es el significado de su denominación. Y es que BARF son unas siglas que, en inglés, responden al siguiente concepto: Biologically Appropriate Raw Food. También podemos identificar esta dieta mediante la traducción al castellano de este acrónimo: Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada (ACBA).

¿Y cuáles son el origen y la motivación de esta dieta? A grandes rasgos, se trata de volver a dar a los perros lo que pedirían por su propio instinto de cazadores. Como descendientes de los lobos, estaban habituados a buscar su alimentación en manada. Esta circunstancia hacía que se nutrieran a base de carne cruda, huesos y vegetales recién cogidos de las plantaciones.

El veterinario australiano Ian Billinghurst es el inventor de este tipo de dieta, que implica mejorar la salud de nuestras mascotas mediante la sustitución de los productos con aditivos químicos (sobre todo, los piensos) por productos naturales sin ningún tipo de conservantes.

Los pros y contras de esta clase de dieta para la salud del animal

Sin embargo, para evitar las alteraciones de la salud del animal achacadas a los productos con componentes químicos, es preciso ser precavidos a la hora de suministrar a los perros los alimentos propios de la dieta ACBA. En este sentido, tienes que asegurarte de que tu proveedor te proporciona alimentos (como algunos órganos y vísceras) de calidad. La manipulación tiene que ser muy escrupulosa, puesto que si fueran infectados por bacterias, podrías agravar la salud de tus mascotas. Además, te conviene comprar estos productos en establecimientos especializados. Ten en cuenta que, si tienes que adquirirlos en los generalistas, el coste de la nutrición de los animales se encarecerá de un modo importante.

En todo caso, tienes que consultar siempre con un veterinario la aplicación de esta dieta. Has de valorar que, aunque se trate de proporcionar comida sana para mascotas, el organismo requiere un plazo de tiempo para adaptarse a estos cambios sin efectos secundarios.

Por otro lado, si cumples con estos requisitos, los beneficios que esta dieta reportará a tus mascotas te compensarán. Apunta los siguientes:

– Se incrementa la energía.

– El pelaje se vuelve más brillante.

– Van desapareciendo la halitosis y el sarro.

– Disminuyen los malos olores corporales.

No tomar sustancias químicas aumenta la esperanza de vida.

– La variedad de alimentos hace sus comidas más atractivas, lo que supone una motivación especial.

– Son necesarias menos deposiciones, las cuales son más duras y menos malolientes.

– La mejora del ánimo del animal le hace estar más activo.

– Masticar, en lugar de engullir, que es lo que hace con los piensos, favorece sus digestiones.

En definitiva, administra correctamente la dieta BARF y devuelve a tus mascotas su vitalidad original.