¿Sabías que darles excesiva comida a tus perros puede ser contraproducente para ellos? Es importante saber la cantidad correcta. Tampoco debes pecar de darle poca comida, ya que puede sufrir un déficit nutricional, ni de darle una cantidad excesiva que les predisponga a la obesidad. La alimentación de perro es muy importante para mejorar su calidad de vida.

¿Qué cantidad necesita un perro para comer?

Las necesidades y requerimientos nutricionales de tu perro van a venir dados por una serie de factores. El peso y tamaño de tu mascota, su edad (no es lo mismo si es cachorro o si es adulto) y si es activo o no (su actividad física) van a determinar las cantidades correctas. También, debes considerar que el metabolismo de un perro (el número de kilocalorías que quema en reposo) va a ser inversamente proporcional a su tamaño. Así, los perros más pequeños van a consumir más calorías que los grandes.  Asimismo, los cachorros van a consumir más que los perros adultos.

Eso sí, debes saber que la raza también puede ser un factor determinante. Y, aunque no hay una tabla exacta que te indique qué cantidad debe comer cada perro, sí que existen orientaciones.

Las reglas de oro para que los perros coman en cantidades adecuadas

Un perro debe consumir entre el 2 y el 3 % de su peso en seco. Así, si tu perro pesa 2 kilogramos, tendrá que comer alrededor de 50 gramos. Un perro que pese 4 kilos, tendrá que comer 80 gramos, un perro de 10 kilogramo alrededor de 160 gramos y uno de más de 50 kilogramos tomará entre 600 y 800 gramos.

Si hablamos de alimentación húmeda, debes aumentar la cantidad con respecto al pienso seco. Es importante fijarte en la etiqueta del producto para determinar las calorías, las grasas y los carbohidratos. Por regla general, un perro de 2 kilogramos puede tomar alrededor de 160 gramos de comida húmeda, uno de 4 kilogramos puede tomar 300 gramos y uno de 10 kilogramos unos 600 gramos.

Signos de alerta: obesidad, ansiedad y otros

Como anteriormente te hemos comentado, debes tener en cuenta los factores anteriormente nombrados. Ya que en ocasiones es complicado calcular el metabolismo del perro, tendrás que observar muy bien si tu perro gana peso o incluso adelgaza con las cantidades que has establecido. En estos casos, tendrás que aumentar o disminuir la ingesta, hasta encontrar el equilibrio.

Además de controlar la cantidad, también es imprescindible controlar la calidad de lo que ingiere. En muchas ocasiones, los piensos de baja calidad nutritiva tan solo van a aportar a tu mascota kilocalorías vacías e incluso van a provocar su ansiedad. El perro con hambre continuo puede ser que no se esté nutriendo adecuadamente. Y, en otras ocasiones, si tu mascota pide en exceso comida, puede ser que haya adquirido una mala costumbre si siempre le das de tu comida.

Recuerda que al igual que pasa en humanos, pueden existir perros obesos pero poco nutridos.

Lo mejor es que tengas en cuenta las recomendaciones anteriores. En nuestra tienda puedes encontrar una gran variedad de productos alimenticios y snacks para la alimentación de perro.

imagen