Como norma general la muda de pelo en perros se produce dos veces al año, principalmente con la entrada de la primavera y el otoño.
Existen determinadas razas que son más propensas a la pérdida de pelo durante todo el año, lo que supone tener que disponer de un cepillo especial para perros para así evitar la acumulación de pelo en casa.

No basta con comprar cualquier cepillo en un tienda de animales, pues es importante escoger el cepillo que resulte más efectivo para la eliminación del pelo.

Cepillar al perro según su tipo de pelo

Además de la elección adecuada del tipo de cepillo, existen varias pautas que debes conocer para el cuidado del pelaje de tu mascota, y las clasificaríamos según su tipo de pelo.

– Cepillar perros de pelo largo. Si tu perro tiene el pelo largo debes saber que requiere una mayor atención en cuanto a su acicalado, ya que acumula mayor suciedad y su pérdida es constante.
La falta de un cepillado diario provocará enredos y la formación de nudos, algo que será necesario eliminar mediante unas tijeras de punta redondeada antes de proceder al cepillado.
Este deberá hacerse en la dirección del pelo, pudiendo emplear un peine de púas metálicas para facilitar el desenredo y revisar el estado de la piel en general.

– Cepillar perros de pelo medio. El tipo de cepillo que mejor se adapta al de este tipo de pelaje es un cepillo tipo carda, de púas metálicas finas y juntas. 
Con su cepillado la carda penetra en la capa secundaria y retira todo el pelo muerto acumulado. 
El cepillado debe ser siempre en el sentido del pelo y con movimientos suaves pero constantes, prestando atención de no ejercer una presión excesiva que pueda resultar molesta para el perro.
Si notas que tu perro no está cómodo con el cepillado, puedes probar con cepillos similares que tengan protegidas las púas metálicas, algo parecido a la forma de una cerilla.

– Cepillar perros de pelo corto. A diferencia de lo que algunos pueden pensar, el pelo corto puede llegar a ser tan molesto como el pelo largo, en referencia a su pérdida por los rincones de la casa.
Al ser corto, suele ser un tipo de pelo duro que queda insertado en sofás, ropa y toallas, por lo que su eliminación no solo será ventajosa para el perro sino también para tu hogar.
Para este tipo de pelo se recomienda el cepillado en la misma dirección del pelo en combinación con masajes a contrapelo, de esta manera estimulas la dermis y eliminas células muertas de la piel.

Mejorando el vínculo con el cepillado diario

Además de lo beneficioso que resulta para tu perro un cepillado constante, no cabe duda que se trata de una actividad que sirve para fortalecer el vínculo que tienes con tu mejor amigo.

Si eres capaz de ver algo que va más allá de una simple rutina, como es el cepillado del pelo, habrás podido comprobar que este ritual contribuye a que tu perro confíe mucho más en ti.

No descuides cada aspecto a tratar de tu perro, él te lo agradecerá.

imagen