Cuando llegan las épocas del año más calurosas, como el verano y las primeras semanas del otoño, es normal pensar en dar un alivio a tu gato. Piensas que estará sintiendo el mismo calor que tú y deseas librarle de él. Pero has de tener en cuenta que tu mascota lo experimenta de una manera diferente a como tú lo haces. Por lo tanto, surge una duda: ¿cortar el pelo al gato o no?

A continuación, te damos algunos consejos sobre lo que has de hacer en estos casos. Presta atención a lo que te vamos a contar.

¿Cómo sienten el calor los gatos?

A los gatos les molesta el calor, aunque no de la misma manera que a nosotros. Imagina que una persona tuviera que ir recubierta de mantos de pelos durante los días más soleados. Es algo que, sin duda, no podríamos soportar.

Entonces, puede que te preguntes: ¿por qué los gatos llevan mejor esta situación? La respuesta es que el pelaje de los gatos no aporta más calor. De la misma manera que protege del frío en invierno, funciona como una especie de aislante térmico cuando hace calor.

Por lo tanto, los pelos ejercen como una especie de protector del calor, dado que en sus mantos se forman bolsas de aire y corrientes. De este modo, se va a ralentizar la absorción del calor, que será mucho más llevadera.

Así que no pienses que a tu gato le va a venir bien lo mismo que a ti. No le cortes el pelo cuando note el calor. A continuación, te damos algunos consejos sobre qué hacer en esas épocas del año.

Cuidados del gato para que no pase calor

Aunque el pelo proteja al animal del calor, debes valorar algunos cuidados del gato para rebajar la temperatura de su cuerpo. Tampoco te has de cerrar por completo a cortarle el pelo, ya que, si ha padecido una enfermedad o un accidente o se le ha pegado alguna sustancia pegajosa (como, por ejemplo, un chicle), esta acción puede convertirse incluso en necesaria.

Asimismo, algunos ejemplares con abundante pelaje pueden pueden requerir el corte de pelo. En estos casos, se les pueden formar nudos o acumulaciones de pelos muertos (con el peligro que estas bolas entrañan para los gatos). Estas concentraciones de pelos no dejan que el calor salga del cuerpo de tu mascota, por lo que resultan inoportunas.

Aparte de cortando un poco el pelo del gato, sin pasarte (si su piel queda sobreexpuesta, la radiación puede producir quemaduras e incluso peligro de padecer cáncer), puedes evitar los nudos cepillando a diario al gato. Que no se te pase, por tanto, acondicionar a tu gato mediante el cepillo específico para estos menesteres.

Finalmente, recuerda que la temperatura corporal de los gatos disminuirá con una buena hidratación. Que tengan suficiente agua en sus bebederos (incluso con cubitos).

En definitiva, ya sabes que, en principio, no has de cortar el pelo de tu gato. Aprende, de otras maneras, a evitar que pase calor.