Cuidar la dentadura de tu perro es un asunto fundamental para su existencia. Y no nos referimos a una cuestión de estética, sino de salud. Al fin y al cabo, en este sentido les pasa como a las personas: lo que sucede en su boca puede tener consecuencias importantes en su salud general.

A continuación te explicamos qué puedes hacer para conservar la salud bucodental de tus perros en buen estado.

La salud canina comienza por la boca

Pese a que los perros han sido animales salvajes que sobrevivían gracias a su instinto, las condiciones actuales de su existencia son muy distintas a las de cuando se juntaban en manadas. Entre otras diferencias que les afectan, los que viven domesticados han cambiado sus hábitos alimenticios. Con frecuencia toman mucha comida de la que consumimos las personas, lo que no supone, precisamente, un beneficio para su salud bucal.

Por consiguiente, los perros no están preparados para solventar por su cuenta estos problemas en sus dentaduras. En este aspecto, van a necesitar que estés muy encima de ellos. Y, además, si tienes dificultades para detectar sus afecciones, te recomendamos que visites a tu veterinario de confianza. Él estará en condiciones de darte consejos para la dentadura de los perros como los que, a continuación, te aportamos. Toma nota de ellos.

Consejos para la dentadura de los perros

En las siguientes líneas te proporcionamos unas recomendaciones para llevar un cuidado de los dientes de los perros que garantice su salud. Presta atención a ellas.

En primer lugar, te conviene saber que los problemas que afectan a la boca de tus mascotas no son muy diferentes de los que inciden en la tuya. No en vano, la mayoría de ellos proviene de la alimentación, por lo que vas a tener que controlarla. Sobre todo, has de tener un especial cuidado en que no tomen comidas que vayan cargadas de azúcares. Las gominolas están entre los alimentos más peligrosos, dado que suelen quedarse pegadas a los dientes, lo que provoca que se creen focos de materia orgánica que pueden derivar en la formación de placa bacteriana y sarro.

Aparte de ello, recuerda que si estas bacterias que entran por la boca después pasan a la sangre, pueden generar enfermedades muy peligrosas para el animal.

Por tanto, además de estar encima de sus hábitos alimenticios, vas a tener que implantar ciertas pautas de higiene dental. Como no se trata de comportamientos naturales para los perros, habrás de incidir en su adiestramiento. Nos referimos, por ejemplo, a enseñarles a que se dejen cepillar los dientes. Tendrás que hacerlo con un cepillo específico para el tamaño de su hocico y que lleve cerdas suaves.

Pero lo más complicado será acostumbrar a tu mascota a que le manipules la boca y los dientes y apliques pastas dentífricas. Estas han de ser especiales, pues las que empleamos nosotros son nocivas para los perros. Empieza poco a poco y ten paciencia para instaurar este hábito. Finalmente, puedes complementar los cepillados con la aplicación de espráis y juguetes limpiadores.

¡Sigue nuestros consejos! Podrás cuidar la dentadura de tu perro adecuadamente.