Darle la medicación es uno de los aspectos de los cuidados del gato más problemáticos, ¡puede convertirse en una lucha continua! No cabe duda de que si aprecias a tu minino es importante este paso para mantener siempre su salud.

Cómo darle la medicación a tu gato

Si anteriormente ya has tenido problemas para alimentar a tu felino, es hora de tener en cuenta unos pasos para que este proceso sea más fácil. Es importante que escojas un método adecuado, por lo que siempre recomendamos hablar con un veterinario para orientarte. Recuerda que, si tu gato está enfermo, no debes medicarlo sin su asesoramiento previo o sin que él haya prescrito la medicina. Asimismo, es importante que entiendas cómo darle la medicación, en qué momento del día, cómo administrársela y otros aspectos de importancia.

¿Con comida o sin comida?

Uno de los trucos más viejos es el de darle la medicina con el alimento, un método agradable y que no va a causar dolores de cabeza para nadie.

En todo caso, si eliges dársela con comida, una de las mejores opciones es optar por bocadillos especiales o snacks en los que puedas introducir dentro la medicación. También puedes utilizar otros tipos de preparados, como puede ser el pienso.

Por otro lado, la comida húmeda también suele ser muy atractiva para darles la medicación. Puedes preparar unas bolitas pequeñas de carne e introducir en su interior la pastilla en cuestión. No deben ser de tamaño excesivo para que el gato tan solo se lo trague sin masticar. En muchos casos también se utiliza este método para camuflar los jarabes que puedan tener olores fuertes. Así que tan solo debes coger un paté sabroso y hacer estos preparados. Recuerda preparar varias bolitas antes de empezar sin medicación, para darle uno tras otro y engañarle con el de la pastilla.

Si escoges dársela sin comida porque la medicación exige que se tome con el estómago vacío, entonces, vas a necesitar unas jeringas, sobre todo si hablamos de un jarabe. Vas a tener que coger a tu gatito por los brazos, coger su hocico y mantenerlo inclinado. Con tan solo introducir la punta de la jeringa por un costado va a poder tragarse el jarabe sin riesgo alguno. No lo hagas con rapidez para que no se atragante. La llamada técnica de momificación es un pequeño truco para que el gato quede quieto y relajado. Tan solo debes envolver todo su cuerpo y dejar su cabeza al descubierto, mientras le das la jeringa.

También puede ser que necesites colocar la pastilla en la misma boca de tu felino con mucho cuidado. Introdúcela hasta la mitad de la lengua e intenta que no la escupa.

Pero sin duda, lo mejor es que consultes con tu veterinario o tu tienda de animales de confianza. Los cuidados del gato son muy importantes, por lo que siempre debes darle la medicación con o sin comida, pero con mucho tacto para crear una convivencia armoniosa. Escoge los snacks que resulten atractivos para los gatitos, así que visita nuestra web para encontrar un amplio surtido.