La forma de premiar a tu perro es importante para su educación, sobre todo a la hora de darle golosinas caninas. Para él, va a ser un gran bocado de placer y una forma de mejorar vuestra conexión.

Cómo administrar golosinas para tu perro

Antes de aprender a poner en práctica una buena técnica, debes saber que no todas las golosinas son aptas para tu mascota. No es malo darles estos dulces regularmente, ya que vas a poder mostrar tu cariño por tu compañero con este gesto. Eso sí, pueden llegar a suponer un problema cuando tu perro sufre de sobrepeso u obesidad. Ante todo, es importante que escojas siempre aquellas golosinas de más calidad y libres de compuestos que puedan resultar tóxicos. Y, lo siguiente, es saber cuándo debes dárselas y cómo.

¿Cuándo y cómo darles estas golosinas caninas?

Cuando tienes un cachorro o un perro que está en fase de aprendizaje, las golosinas pueden ser buenos incentivos para cuando cumple con un buen comportamiento. Eso sí, nunca deben administrarse cuando tenga un mal comportamiento, como por ejemplo cuando se sube a la cama o cuando se muestra agresivo. Además de la golosina, recuerda reforzar un buen comportamiento con elogios y recompensas verbales.

Para perros más mayores, que ya están educados y adaptados a su hogar, es importante utilizar las golosinas para reforzar el vínculo. De hecho, ¿a quién no le gusta disfrutar de un momento de placer tomando un alimento sabroso? Lo mismo ocurre en tu mascota. Dar un premio puede ser ideal, por ejemplo, después de haber salido a correr al parque. Eso sí, siempre debes cuidar su alimentación principal para que no consuma un extra de calorías diarias.

Y, ¿cuál es la mejor forma de hacerlo? Esté entrenado o no, lo mejor es que te prepares el dulce en la mano y se lo muestres. Pero, antes de darle este aperitivo, tu perro debe obedecer a una orden. Por ejemplo, debe esperarte sentado a que le des la golosina, pero no debe subirse a tus piernas ni ladrarte. Intenta así que mantenga la calma. Tú vas a ser quien elija el momento exacto para dársela.

Sabrosos incentivos para perros

Es importante que tengas en cuenta que las golosinas deben ser un suplemento a la dieta y alimentación del animal. Por regla general, no deben aportar más del 10 % de calorías de la dieta de tu perro. Recuerda que existen algunas que son muy altas en calorías, por lo que debes escoger aquellas con ingredientes más naturales y fibra.

¿Cuáles son las más apropiadas? Escoge las mejores en alimentación animal

Existen de muchas formas, sabores y texturas. Lo mejor es evitar aquellas que sean altas en azúcares libres y grasas añadidas. Intenta que sean ingredientes de calidad basados en alimentación sana.

Como típicos incentivos para perros no se deben dar las viejas sobras de la comida de ayer. Es mejor proporcionarle a tu mascota las ricas golosinas caninas para reforzar vuestro vínculo e incluso cuidar de su salud emocional. Son una ayuda increíble para reforzar el entrenamiento. Te animamos a pasarte por la web para que descubras nuestra amplia variedad.