Hasta la década de los 90 del siglo pasado, lo de educar sin castigos no estaba asumido. Afortunadamente eso pasó a la historia y ahora sois cada vez más las personas que queréis saber cómo educar a tu perro en positivo.

Hoy es de lo más normal y, sobre todo, de lo más humano. Parece mentira que puedas pensar que castigar a tu mejor amigo es la manera más adecuada de enseñarle algo. De hecho se ha demostrado que la técnica del castigo deteriora la relación entre dueño y perro.

Qué es el refuerzo positivo

La técnica básicamente se basa en ignorar todo lo que no te gusta y premiar a tu mascota cuando hace algo bien. El premio puede ser cualquier cosa que le haga feliz: una chuche canina, unas caricias, unas palabras cariñosas…

Con este método de educar sin castigos, el animal se va a ir acostumbrando a tu forma de hacerle entender las cosas y reforzaréis vuestra intercomunicación.

No desesperes si no sale a la primera. Se le ha escapado el pis, te ha destrozado la zapatilla, se ha comido un cojín, te ha dejado el jardín hecho un cisco… ¡Tranquilo! No lo hace para fastidiarte, pero tendrás que hacerle entender de una manera gratificante que esas cosas no están bien.

Para ello, deberás dar una orden y premiarlo cada vez que la cumpla. Empieza por órdenes sencillas y simples: sienta, vamos, quieto… En cuanto el perro entienda la orden y relacione que hacerla conlleva un premio, todo irá sobre ruedas.

Por cierto, puedes hacerlo si quieres, pero no es necesario que mantengas lo de regalarle una chuche cada vez que quieras premiarlo. Con el tiempo puedes ir relevando la chuche por caricias, juegos y palabras cariñosas. Lo que sí te recomendamos es que continúes con esta práctica durante toda la vida del animal, aunque sea adulto. Es una manera de mantener una buena comunicación.

Refuerzo positivo a través del clicker

Este es un instrumento que te puede ayudar mucho. El clicker es un pequeño artilugio que emite un click bastante audible, cada vez que lo pulsa. Debes conseguir que tu mascota asocie el click con conductas que te gustan de él. De esta manera, el refuerzo positivo llegará de la mano del clicker.

Por supuesto sería deseable que, además, cuando el perro atienda a una conducta gracias al clicker, también le premies con unas palabras de cariño o unas caricias. Aunque, para él el clicker se convertirá en una especie de juego, así que aprenderá jugando.

Adiestramiento a través de un profesional

Si no te ves capacitado o prefieres que tu perro sea adiestrado por profesionales, también es otra opción. En la actualidad la inmensa mayoría de los adiestradores de perros emplean la máxima de educar sin castigos.

Puedes estar tranquilo con el trabajo de los adiestradores caninos profesionales. Tu perro aprenderá con personas entrenadas para ello. Verás cómo quedas satisfecho. Ya no tendremos que hacer la pregunta de cómo entrenar a tu perro en positivo. Anímate a echarle una mano a tu can para que podáis entenderos mejor. Ambos disfrutaréis mucho más de vuestra relación.

imagen