¿Cómo elegir el mejor rascador?

 

Lo primero de todo, que sepáis que un gato no araña por capricho sino porque lo necesita. Por lo que si le coge gustito a su rascador evitaremos que lo haga en otras superficies del hogar que nos molesten.

Hay que tener en cuenta que no existe una fórmula mágica para elegir uno que guste a todos. Como las personas, cada uno tiene su preferencia. Pero hay ciertos requisitos que suelen coincidir siempre.

 

1# ESTABILIDAD:

Es importante que el modelo elegido tenga una estructura estable y resistente porque si se tambalea cuando da sus saltos o sube, igual se asusta y no quiere volver.

 

2# MATERIAL:

Lo ideal es que la mayoría de postes estén forrados con algún material como el sisal.

 

3#AMPLITUD:

Si tenéis la oportunidad de que además de postes, tengan alguna cueva o cuna, deben ser lo suficientemente amplias para que quepa incluso tumbado. Y si tenéis más de un gatito, pues que quepan todos.

 

4#ALTURA:

Bien el rascador o bien alguno de sus postes debería tener la suficiente altura para que nuestro fiel amigoo pueda estirarse por completo.

 

¡Descubre toda la gama de rascadores a tu disposición!