Cuando llega el bochorno y el calor insoportable, tan característico de estas fechas veraniegas, es muy probable que hagan mella en nuestra mascota y que esta se pueda ver gravemente afectada por las mismas. Pero ¿Cómo sabemos cuándo nuestro perro está pasando por un golpe de calor severo?, ¿Cómo identificar los primeros síntomas para actuar con rapidez? A continuación, te ayudamos a reconocer las señales más comunes que puedes observar:

  • Mareos
  • Jadeos y respiración acelerada.
  • Salivación excesiva.
  • Debilidad y apatía.
  • Pérdida de apetito.
  • Falta de equilibrio y coordinación.
  • Vómitos y diarrea.
  • Convulsiones e incluso pérdida de conciencia.

Consejos básicos para prevenir la hipertermia y primeros auxilios

Lo primero que recomiendan los médicos veterinarios cuando estamos ante una situación de hipertermia es llevar a nuestra mascota a un lugar fresco y con sombra, tumbarle sobre el suelo para refrescarle con agua o colocarle toallitas húmedas sobre su cabeza y cuello para conseguir rebajarle su temperatura corporal. En caso de no lograrlo, entonces debemos acudir con urgencia a la clínica veterinaria más próxima.

Consejos básicos para prevenir golpes de calor

Es necesario llevar a cabo otras pequeñas acciones diarias que pueden resultar vitales a la hora ayudarle con los golpes de calor. Toma nota:

  • Provisiónale de agua fresca y limpia en todo momento.
  • Llévalo a un lugar de la casa bien ventilado y a la sombra. Abrir las ventanas con las persianas bajadas para que corra el aire y sin que entre el sol. De esta manera podrá tumbarse cómodamente y sentirse fresco todo el día. También se puede colocar toallas húmedas sobre el suelo para que descanse y sienta alivio sobre ellas.
  • No le saques a pasear durante las horas en que el sol más aprieta. Es recomendable hacerlo por la mañana temprano, al atardecer o por la noche, cuando el asfalto aún no está recalentado por el sol. De esta manera evitamos que se queme las almohadillas de las patas, una de sus partes esenciales para transpirar.
  • Nunca dejes a tu perro dentro de un coche o encerrado en espacios reducidos. La temperatura del interior del vehículo puede aumentar 20º sobre la del exterior, por lo que dejar a tu perro en el coche con las ventanas cerradas produce un efecto horno extremadamente peligroso, que puede ocasionarle graves daños de salud e incluso la muerte en unos pocos minutos.
  • Que no corra ni haga actividades físicas fuertes. Evita que se fatigue demasiado en horas de máximo calor.
  • Dale de comer a la fresca o en los momentos menos calurosos del día. La principal razón es que la digestión hace que la temperatura corporal de nuestro perro se eleve y por tanto, que el calor acabe agobiando a nuestra mascota. Para evitar cualquier posible problema, es recomendable humedecer su comida y darle menos cantidad.

Y si tiene un golpe de calor ¿qué hago?

Si ya estuviera sufriendo un golpe de calor, debemos:

  • Enfriar al perro hasta que su temperatura baje a los 39ºC. Lo mejor en estos casos es refrescarle patas, ingles y axilas o humedecer toallas y colocarlas encima del perro. También es importante humedecerle la boca sin forzarle a beber.
  • Enciende el ventilador, el aire acondicionado o abanícale. De esta manera aseguras que se mantenga siempre fresco.
  • Masajea la parte inferior de sus extremidades para favorecer su circulación.
  • Evita los bozales. Impiden que tu perro jadee y, por tanto, utilice su principal mecanismo de defensa ante el calor extremo.
  • Llévalo de inmediato a un servicio de urgencias veterinarias. En caso de que nada de todo esto funcione o incluso si se estabiliza y mejora debemos llevarle a su veterinario para garantizar que no haya sufrido daños graves.