¿Necesitas presentar tu bebé a tu perro? Te explicamos cómo

Presentar tu bebé a tu perro

Presentar tu bebé a tu perro, un proceso importante

La llegada de un nuevo integrante de la familia a una casa con perro puede ser a veces algo traumático si no somos conscientes de unas pautas previas. Se tiene que ser muy consciente que los cambios, por pequeños que sean, pueden causar malestar en nuestra mascota. Presentar tu bebé a tu perro será un proceso que se tendrá que prever mucho antes de la llegada del pequeño.

Seguir unas cuantas pautas desde el embarazo nos ahorrará muchos disgustos a nosotros y a nuestro peludo.

Os damos una serie de consejos para que este hecho sea lo más sencillo posible.

ANTES DE DAR A LUZ

  • Los perros suelen ser el centro de atención de los hogares. Es importante que desde unas semanas previas al parto prestemos menos atención a nuestros peludos. De esta manera el perro tendrá más difícil relacionar esta falta de atención a la llegada del nuevo bebé.
  • También es interesante cambiar ciertas rutinas del perro. Deberás adaptar a tu mascota a las nuevas rutinas, ya que cuando llegue el bebé seguramente los tiempos de comida, de paseo o de juegos cambien. Así que es recomendable adelantarse a ese cambio y acostumbrar a nuestro perro. Como es normal, eso cambios se tendrán que hacer con bastantes semanas de antelación y premiando el buen comportamiento y el estado de tranquilidad.
  • Trabajar con el perro la orden de “irse a su sitio”. Hay que controlar mucho el tono de voz y el estado de ánimo al dar la orden. Los perros son muy sensibles y una orden con un tono de voz negativo puede significar un castigo. Lo que se pretende es que nuestro perro se vea recompensado al acatar la orden. Recomendamos una cama confortable, ya que ese será el secreto del éxito. De manera, cuando tengamos visitas, se derramen líquidos  o caigan cosas al suelo, o el niño esté gateando el perro no interfiera sin nuestro permiso.
  • Otra recomendación es usar las cosas de bebé y dejarlas por toda la casa. Es muy importante que nuestro peludo se acostumbre al nuevo olor que llegará a casa. Podemos usar los jabones o colonias del bebé o dejar prendas (ropa, sábanas…) en las estancias del hogar. Incluso salir a pasear con alguna prenda con el olor del bebé puede ser adecuado también y premiar el buen comportamiento al acatar las órdenes.
  • Los juguetes es un tema importante. Intenta revisar y comparar los juguetes del perro y los del bebé. Elimina aquellos que puedan ser parecidos, ya que esto nos ahorrará más de un disgusto cuando el niño crezca.

LLEGAMOS A CASA

  • Lo ideal es que antes de que lleguemos a casa el perro haya dado un buen paseo y esté lo más descargado posible de energía, esto hará que las reacciones de nuestra mascota sean más tranquilas.
  • La mamá llevará varios días sin ver al peludo, por lo que el perro estará bastante excitado cuando la vea. En ese momento el perro ya reconocerá el olor del bebé porque estará acostumbrado de las semanas previas y al oler a la mamá lo relacionará también con algo natural. La mamá tendrá que saludar al perro con naturalidad, preferiblemente sin el bebé.
  • Después de este saludo y siempre que el perro esté calmado haremos un primer intento de presentar tu bebé a tu perro. Siempre con correa pero sin estar tensa, ya que podría contaminar el estado del perro. En un primer intento se tendrán que guardar las distancias. Si el perro reacciona de manera tensa, tendremos que retirarlo a su cama y cuando esté calmado volverlo a intentar. El perro necesitará unos días para acostumbrarse al olor del bebé. Esos días son los que necesitamos hasta que ambos puedan acercarse a una menor distancia.

HACIÉNDONOS TODOS AMIGOS

  • Por el hecho de tener al bebé, no tenemos que dejar de hacer caso al perro. Lo último que queremos es que el perro razone que el bebé ha ocupado su lugar. Es muy importante continuar con la rutina que se ha fijado antes de la llegada del bebé.
  • Al principio nunca dejaremos que el perro se acerque en exceso al bebé. Aunque las intenciones de perro sean buenas, una arremetida puede causar pequeñas lesiones al pequeño. El perro tendrá curiosidad por el nuevo integrante y dejaremos que se aproxime, pero siempre con cautela.
  • Habrán muchas visitas para ver al bebé, sería recomendable que también dedicaran unos instantes a acariciarlo o jugar con él.
  • De la misma manera si el perro coge juguetes del niño no lo reprendamos. Significa que está cómodo con esos olores. Aunque será conveniente evitar este comportamiento ya que en un futuro el niño podrá querer quitárselo y provocar algún incidente.
  • Importante es también, que enseñemos al niño cuando crezca a ser respetuoso con el perro. Nada de tirar de la cola, ni pellizcarle la trufa ni jugar en la cama del perro. El perro también necesita su espacio.

Estos son a grandes rasgos algunos consejos que os podemos dar para presentar tu bebé a tu perro. Como veis siempre dentro de un orden y unas pautas es un procedimiento sencillo. Comentaros de la misma manera que por mucha confianza que tengáis en vuestro peludo nunca lo dejéis sólo con el bebé indistintamente de la raza del mismo. No porque pueda hacerle daño por celos, sino porque por curiosidad puede volcar la cuna o acontecer cualquier otro incidente.

Para terminar también decir que si vemos algún comportamiento extraño en nuestra mascota, la recomendación es acudir a un especialista en comportamiento para que nos asesore y ayude a nuestro perro a vivir mejor con la presencia del bebé.