La necesidad de la comida húmeda en los gatos

post-gato

Tras años de arrinconar la comida húmeda en favor de la seca ahora empezamos a tener corrientes importantes de opinión diciéndonos todo lo contrario… que la comida húmeda ha de sustituir a la seca… Y la pregunta es… ¿es cierto?

La realidad es que el gato, fisiológicamente, es una animal al que le cuesta beber. Originalmente el gato proviene del desierto. En el mismo ante la falta de agua, obtenían la poca agua que bebían a través de sus presas (recordemos que en torno al 70% de un cuerpo es agua), pero claro, este es un tema que se complica con los gatos domésticos con el pienso seco, que apenas contiene entre un 8 y un 10% de agua… Entendiendo que el gato no es muy aficionado al agua estanca (la que le ponemos en su plato) y que el ruido de las fuentes suele disgustarle… ¡es obvio que tenemos un problema!

La problemática de que un gato no beba está en sus riñones. A menos beber, más propensión  a concentrar la orina y a crear cálculos y piedras. La primera opción para evitar esto es que el gato tenga al menos un par de fuentes distanciadas (siempre mejor la fuente que el bol de agua) entre sí por toda la casa, a ser posible silenciosas. Pero aún con esto el problema normalmente no se soluciona… y el gato sigue bebiendo menos de lo que sería bueno para él.

Al final la recomendación más habitual que están dando los veterinarios es la de añadir a la dieta una parte importante de comida húmeda. De esta manera aportamos al gato un extra de agua que hace que sus riñones y su organismo puedan funcionar mejor. Recordemos que las latas traen hasta un 80% de agua con lo que los requerimientos de bebida disminuyen exponencialmente. Sobre la cantidad de comida húmeda la corriente general es la de compartir al 50% entre comida húmeda y seca. Con esto tendremos un gato más sano y por lo tanto más feliz.

Sobre la comida húmeda recordar que tengan una parte importante de carne (marcas superpremium a ser posible) y que los cereales sean escasos (sobre que no lleven trigo o maíz). El arroz en bajas dosis es tolerable por los gatos. Sobre las carnes que puedan llevar es bastante indiferente, siempre que no sean subderivados, ya que recordemos que las latas son un complemento del pienso que ya toman.

¿No es tan complicado, a que no? ¡Gatos más hidratados son siempre gatos más felices!

 

beneficios-comida-humeda-gatos