Etiquetas de piensos: 5 claves para interpretarlas

5 claves interpretar etiquetas de piensos para perros y gatos

¿Quieres saber qué es lo que le estás dando de comer a tu perro o a tu gato? En Interzoo te damos 5 claves que te permitirán interpretar adecuadamente el etiquetado del pienso destinado a tus mascotas.

Muchas veces, en las tiendas Interzoo nos encontramos con las dudas de clientes sobre la manera correcta de leer los ingredientes contenidos en las etiquetas de los sacos de pienso. En esta entrada de nuestro blog te vamos a dar una serie de consejos para que puedas conocer cuáles son los alimentos que le estás dando a vuestro perro o gato.

5 claves interpretar etiquetas de piensos para perros y gatos

Los gatos, igual que los perros, son animales carnívoros

Lo primero y más importante es saber cómo funciona la lista de ingredientes. El orden de los mismos es siempre de mayor a menor cantidad. Por lo tanto, el primer ingrediente que nos encontramos es el que más cantidad contiene el pienso y el último, por consiguiente, el de menor.

Lo más interesante en este caso es que al lado de cada uno de los ingredientes nos ponga el porcentaje del mismo. Estos datos indican un esfuerzo de transparencia por parte de la marca. Por desgracia son una minoría los piensos que ofrecen en el etiquetado esta información, que resulta  mucho más fácil de interpretar por parte de los clientes.

5 claves interpretar etiquetas de piensos para perros y gatos

Tenemos que saber interpretar el etiquetado de los piensos

Como ya hemos comentado anteriormente tanto  los perros como los gatos son animales carnívoros. Por lo tanto, cuando leemos el etiquetado de cualquier marca los primeros puestos en el listado de ingredientes han de estar ocupados por carne. Estudios veterinarios coinciden en resaltar que en el caso de felinos y caninos el 80% de las proteínas han de ser de origen animal. Por ello, al menos los primeros ingredientes deben ser carnes, en la variedad que sea: pollo, cordero, salmón, etc. , y el aporte de la misma tiene que ser muy superior a las proteínas de origen vegetal (habitualmente arroz, maíz, trigo, patata, guisantes, etc).

Carnes deshidratadas

Otro de los factores que hay que contemplar es que estas carnes estén deshidratadas. En el caso de no estarlo, su presencia no debe superar un 25%, ya que deben estar al mismo nivel que los cereales (que siempre irán deshidratados). También hay que tener en cuenta cuándo un mismo ingrediente se divide en 2 partes para retrasarlo en el orden del listado: es habitual ver trigo/maíz y harina de trigo/maíz por separado con el único propósito de que figuren en el listado mucho más abajo de lo que deberían estar si fueran juntos.

Es muy importante tener en cuenta que habitualmente los piensos que llevan más carne son los que menor ración diaria es necesaria para nuestro perro (el perro asimila mucho mejor la carne que el cereal porque su aparato digestivo está más preparado para ello). Por lo tanto, a pesar de que a veces estos piensos resultan más caros, como la ración diaria es menor, se iguala el coste con el de otros sacos más económicos en los que los cereales poseen un mayor peso.

Nuestras 5 claves:

  • Ingredientes principales: carne (primeras posiciones)
  • En últimos lugares: cereales (si es sólo arroz o patata, mejor)
  • Los ingredientes han de ir deshidratados para poder compararlos
  • Cuidado cuando se dividen los cereales (el único propósito es retrasarlos en la lista)
  • Tenemos que comparar el coste diario de la alimentación de nuestra mascota (A mayor contenido de carnes, raciones más pequeñas)